Un proyecto de una tienda en línea va más allá de la página web con catálogo y pago en línea. Necesitamos, como en una tienda física, considerar más procesos. Por ejemplo:

  1. Que tu imagen corporativa tenga uniformidad en su mensaje. Tanto en lo físico como en lo virtual, debes tener un mismo logo, mismos colores, etiquetas para tus cajas o embalajes de envío, uniformidad en tus correos, facturas o cualquier documento que incluyas, así como en la página web.
  2. Qué productos incluiremos en el catálogo. Es posible que tengas muchos productos, pero quizá deberías poner los que más se venden o aquellos que puedes surtir más rápido, con más inventario o más variedad (de colores, de tallas, etc.)
  3. Cómo manejar tu inventario. Te recomendamos tener un inventario exclusivo para tu negocio online, o bien, incluir el total de tu inventario si está ligado a algún ERP que te permita cumplir con las existencias.
  4. Cómo presentar tus productos. Cuida la descripción de tus productos, su nombre, capturar su código. Un punto muy importante es la fotografía de producto, ya que no es lo mismo editar una foto que tomarla con la intención de incluirla en tu catálogo en línea. Además, deberá estar editada en proporción y optimizada en tamaño y calidad para que tu cliente tenga la mejor visualización de tus productos.
  5. Revisa tu proceso administrativo. Llega tu primer pedido pagado y, ¿qué hay qué hacer? Define quién será responsable de revisar nuevos pedidos, quién empacará, quién volverá a resurtir el inventario, quién enviará a la paquetería, quién capturará ese dato en el sistema de la página y quién conciliará cuentas bancarias o generará facturas fiscales.
  6. ¿Cómo llegará el tráfico a tu tienda en línea? No es suficiente tener un eCommerce optimizado y bien presentado, los consumidores lo tienen qué visitar. Para ello, hay que establecer una estrategia que incluya factores como gestión de redes sociales, publicidad en Google, posicionamiento orgánico (SEO), emailing, entre otros, para garantizar que la gente visite y conozca tus productos.
  7. Elige tu proveedor de pago. Hay varias opciones en el mercado. Debes considerar la confianza que tus consumidores pueden tener en ella de acuerdo a su requerimiento de marca, así como sus comisiones y el tipo de factura que entregan (hay algunas extranjeras o mexicanas), que determinarán la forma en que pagas tus impuestos. Entre algunas plataformas que recomendamos están Paypal, Conekta y PayU.

Hay muchos factores más que puedes considerar. Si necesitas ayuda en tu proyecto de tienda en línea, consúltanos en eBoss en Guadalajara, para generar soluciones a la medida de tus requerimientos.

Logo WhatsApp